Indicadores

La ciudad de Santiago se encuentra ante un interesante desafío: convertirse en la capital de un país desarrollado.

Chile se ha propuesto como objetivo alcanzar el desarrollo para el año 2018. Y para ello, Santiago debe ser una urbe que entregue la calidad de vida y servicios ciudadanos a sus habitantes comparables a los de ciudades como Copenhague, Zurich, Frankfurt o Nueva York.

Sabemos que es un desafío importante. La ciudad ya se encuentra bajo la presión que ha significado un explosivo crecimiento poblacional durante el siglo pasado. En 1920 tenía 507.000 habitantes. En los años 40 se empinaba al millón y en los 60 se duplicó, alcanzando dos millones. Hoy, Gran Santiago alberga 6.7 millones de personas. Asimismo, además del aumento de la población, el parque vehicular (impulsado por el crecimiento económico) también ha tenido un fuerte incremento y desde el año 2001 al 2010, ha crecido un 42%, agregando mas de 400.000 vehículos a las calles. Según las proyecciones, se calcula que al año 2015 llegaremos a 1.9 millones de vehículos en Santiago.

Sin duda Santiago se encuentra en una posición desafiante. Pero a la vez llena de oportunidades para convertirse en la capital de un país desarrollado, capaz de entregar servicios de primer nivel a sus habitantes.

Es por eso que existen los siguientes indicadores que muestran que podemos pensar en Santiago como una ciudad de clase mundial y el tiempo de trabajar en ello, es hoy.

DESAFIO 2041

El temor de una ciudad con un crecimiento descontrolado en el futuro se está diluyendo. En una presentación realizada por el arquitecto y asesor del Ministerio de Vivienda y Urbanismo Pablo Allard, destacó que "con suerte para el año 2030 la Región Metropolitana albergará a cerca de 9 millones de habitantes (hoy tiene 6,7 millones), un número perfecto para una Metrópolis global intermedia, con una plataforma de servicios eficientes y administrables, ofreciendo una masa crítica significativa para todas las actividades urbanas relevantes."